Pastor's Note| Feast of the Baptism of the Lord| January 10, 2021

Why was Jesus baptized? He wasn't in need of repentance. Why, for that matter, did Jesus do anything at all? Not just to save us from our sins by dying on the cross! There is so much more to Jesus than that.

Jesus united himself to sinners. First he humbled himself to become one of us, a human living with the same needs we have every day. Then he surrendered himself to the baptismal water so that when we are baptized, he is there in the water with us, raising us up to a new life, the holy life, everlasting life.

Everything that Jesus did shows us by example who we are: what the Father created us to be like and how we are to live as children of God. When Jesus was baptized and the Holy Spirit descended upon him and the Father said, "You are my beloved Son; with you I am well pleased," he showed us by example what happens at every person's baptism.

The Holy Spirit descended upon YOU and the Father said about YOU: "You are my beloved child; with you I am well pleased!"

Baptismal water is the womb of God from which we are reborn into his family and his ministry. When we bless ourselves with drops from holy water fonts, making the sign of the cross, we renew our baptisms.

In the Jordan River, Jesus was reborn from ordinary life to a life of ministry. Baptism does that for us, too. Is there some repentance you need to do so that you can be reborn more fully into what the Father created you to do - your divine purpose, the ministry he has called you to do?

Let us begin the Church Season of Ordinary Time with a renewal of our baptismal purification and commitment, so that we may be renewed as followers of Christ in holiness and in ministry:

Do you reject Satan?
And all his works?
And all his empty promises?

Do you believe in God,
the Father Almighty, Creator of heaven and earth?

Do you believe in Jesus Christ, His only Son, our Lord, who was born of the Virgin Mary, was crucified, died, and was buried, rose from the dead, and is now seated at the right hand of the Father?

Do you believe in the Holy Spirit, the holy catholic church, the communion of saints, the forgiveness of sins, the resurrection of the body, and life everlasting?

Next, use the following prayer (or one of your own):

"Dear God, I am a sinner. I sometimes fail to put You first in my life. Forgive me. Change me. Renew me. To demonstrate that I mean it, that I truly want You to be Lord of my life completely, I will do a special act, just as Jesus put his life fully into the Father's hands by surrendering to John's baptism and allowing his own rebirth. The act that I choose to do is __________. Amen!"

And God the Father says of you:

"This is my beloved son/daughter; with him/her I am well pleased!"

Questions for Personal Reflection:
What do you know about your baptism? When was it? Where? Who was there? Was there a party? Think beyond the obvious: Who of the saints and angels were there? What kind of party did they celebrate over your baptism - and why?

Fiesta del Bautismo del Señor

¿Por qué fue bautizado Jesús? Él no necesitaba el arrepentimiento. ¿Por qué, entonces, tuvo Jesús que hacer algo en absoluto? ¡No solamente para salvarnos de nuestros pecados muriendo en la cruz! Hay mucho más acerca de Jesús que solamente eso.

Jesús se unió a los pecadores. Primero, se humilló volviéndose uno de nosotros, un ser humano que vivía con las mismas necesidades que tenemos todos los días. Luego, se entregó al agua bautismal de modo que cuando somos bautizados, él está ahí en el agua con nosotros, elevándonos a una nueva vida, la vida santa, la vida eterna.

Todo lo que Jesús hizo nos muestra con el ejemplo quiénes somos nosotros: para qué nos creó el Padre y cómo debemos vivir como hijos de Dios. Cuando Jesús fue bautizado y el Espíritu Santo descendió sobre él y el Padre dijo, "Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco", nos mostró con el ejemplo lo que pasa en el bautismo de cada persona.

El Espíritu Santo descendió sobre TI y el Padre dijo de TI: "¡Té eres mi hijo amado; en ti me complazco!"

El agua bautismal es el vientre de Dios del cual nacemos de nuevo a su familia y a su ministerio. Cuando nos persignamos con agua bendita de la fuente, renovamos nuestros bautismos.

En el Río Jordán, Jesús renació de una vida ordinaria a una vida de ministerio. El bautismo hace eso por nosotros también. ¿Existe algún arrepentimiento que necesites, de modo que puedas renacer más plenamente al propósito que tuvo el Padre cuando te creó – tu propósito divino, el ministerio para el cual él te ha llamado?

Comencemos el Tiempo Ordinario de la Iglesia con una renovación de nuestra purificación y compromiso bautismal, para que podamos ser renovados como seguidores de Cristo en santidad y en ministerio:

¿Rechazas a Satanás?
¿Y a sus obras?
¿Y a sus falsas promesas?

¿Crees en Dios,
Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra?

¿Crees en Jesucristo, Su único Hijo, nuestro Señor, que nació de la Virgen María, fue crucificado, murió, y fue sepultado, se levantó entre los muertos, y ahora está sentado a la derecha del Padre?

¿Crees en el Espíritu Santo, la santa iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección del cuerpo, y la vida eterna?

A continuación, utiliza la siguiente oración (o una tuya):

"Querido Dios, soy un pecador. A veces no te pongo primero en mi vida. Perdóname. Cámbiame. Renuévame. Para demostrar que lo digo en serio, que yo verdaderamente quiero que seas el Señor de mi vida completamente, realizaré un acto especial, así como Jesús puso Su vida plenamente en las manos del Padre al entregarse al bautismo de Juan y permitir su propio renacimiento. El acto que elijo hacer es __________. ¡Amén!"

Y Dios Padre dice de ti:

"¡Este/a es mi hijo/a amado/a! ¡En él/ella me complazco!"

Preguntas para la Reflexión Personal:
¿Qué sabes sobre tu bautismo? ¿Cuándo fue? ¿Dónde? ¿Quién estuvo ahí? ¿Hubo una fiesta? Piensa más allá de lo obvio: ¿Qué santos y ángeles estuvieron ahí? ¿Qué clase de fiesta celebraron por tu bautismo – y por qué?