Fr. Ben's Christmas Message| December 25, 2018

Dec 21, 2018

Dear Parishioners,

            On that first Christmas, the angels praised God, saying, “Glory to God in the highest, and peace on earth to men of good will.” The shepherds came and adored the newborn Savior. St. Luke wrote, “And Mary treasured all of these things and reflected on them in her heart.”

            We too need to pause and treasure the gift of Christmas in our hearts. And that gift is simply Jesus, true God who became true man, who came to reveal perfectly God’s truth and love to us, who died and rose for our salvation, and who founded a Church – a family – where His presence continues in both Word and Sacrament. Treasure and reflect on the gift of Jesus and the faith you share in Him as a member of the Catholic Church.

            Moreover, we must not let Christmas just be a passing day. Live in the spirit of Christmas each day. Reflect upon how to better treasure this gift each day by making prayer a critical part of your day, by continuing to read Sacred Scripture and the teachings of our Church, by having a stronger devotion to the Blessed Sacrament and the Mass, by regularly making a self-examination of conscience and going to Confession, and doing those good works for those entrusted to our care and for those in need. May such reflection of the gift of Christmas, move us by God’s grace to an even more intimate relationship with our Lord this year. May our souls be like the stable in Bethlehem where Christ first made His dwelling among us.

            Lastly as your pastor, I treasure the gift of you and the dedication, sacrifices, and hard work you have shown to make this parish a beacon of Christ’s love. In particular, I thank those who serve in the various ministries and organizations. On behalf of Father the Staff at Saint Anthony’s, I wish each of you a blessed and joyous Christmas and New Year! Please be assured of my prayers for your intentions and a remembrance at Holy Mass. May the peace, joy, and love of the Holy Family be present in your lives each day of the New Year.

May God bless you,

Fr. Ben Tapia,

Pastor

 

MENSAJE DE NAVIDAD

Queridos Parroquianos,

 

            En esa primera Navidad, los ángeles alabaron a Dios, diciendo, “Gloria a Dios en el cielo, y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad.”  Los pastores vinieron a adorar al Salvador recién nacido.  San Lucas escribió, “Y María guardo todo esto en su corazón.”

 

            Nosotros también necesitamos el detenernos a valorar el regalo de la Navidad en nuestros corazones.  Y que el verdadero regalo es Jesús mismo, verdadero Dios que se hizo hombre, el cual vino a revelar perfectamente la verdad de dios y su amor por nosotros, que murió y resucito por nuestra salvación, fundando así una Iglesia, una Familia donde su presencia continua en Palabra y Sacramento.  Tesoro y reflexión de este regalo de Jesús y de la fe que tu compartes en El como miembro de la Iglesia Católica.

 

            Además, no debemos de dejar que la Navidad pase como un día mas, hay que vivir el espíritu de la Navidad cada día.  Reflexionar sobre cómo podemos mejor valorar este regalo día a día, haciendo la oración una parte esencial de nuestro día, leyendo continuamente las sagradas escrituras y las enseñanzas de nuestra iglesia, a través de una devoción fortalecida de asistir al sacramento de la confesión, y poniendo en práctica las buenas acciones que se nos han encargado para ayudar a los más necesitados.  Y que esta reflexión del regalo de Navidad, por la gracia de Dios, nos mueva a una relación más intima con nuestro Señor en este año.  Que nuestras almas sean el establo de Belén donde Cristo habito entre nosotros.

 

            Por último, como su párroco, Yo valoro el regalo que eres tú y tu familia para mí, tu dedicación, sacrificios y trabajo arduo que han hecho de esta parroquia un santuario del amor de Dios, en particular agradezco a todos aquellos que sirven en los distintos ministerio y organizaciones parroquiales.  De parte de los empleados de la parroquia de San Antonio, les deseo una feliz Navidad y muchas bendiciones en este año por venir.  Tengan por seguro que están en mis oraciones y que sus intenciones son siempre recordadas en el sacrificio de la Santa Misa.  Que la paz, la alegría y el amor de la Sagrada Familia estén presentes en sus vidas cada día de este Año Nuevo.

 

Que Dios te bendiga.

 

Pbro. Benjamín Tapia

Párroco